Síguenos en:

Webmail:

“La importancia clínica del estudio de la enfermedad mínima residual en la monitorización terapéutica de muchas hemopatías malignas es fundamental. Un reflejo de la importancia de este parámetro es que su estudio durante la última década ha pasado de ser excepcional, sólo aplicable en hemopatías agudas, a ser analizado en la mayoría de cánceres de la sangre”. Marcos González Díaz, jefe de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, ha sido el encargado de impartir la XXXII Lección Conmemorativa Antonio Raichs durante el último Congreso Nacional de Hematología, celebrado en Valencia. “La determinación de la enfermedad mínima residual permitiría realizar tratamientos de consolidación o mantenimiento adaptados a cada enfermo”, explica González.

Más información