Síguenos en:

Webmail:

En España se realizan cada año más de 3.000 trasplantes de progenitores hematopoyéticos (TPH) -denominados genéricamente como trasplantes de médula ósea-. El TPH ha permitido un aumento de la supervivencia de los pacientes con cáncer de la sangre gracias a la disminución de las recaídas, la mejora de los tratamientos, la prevención y el tratamiento de las infecciones, y el cribado de segundas neoplasias. Sin embargo, la enfermedad injerto contra receptor (EICR) y sus secuelas a largo plazo continúan siendo un reto.

Nota de prensa

Guías clínicas

Carlos Solano