Actualidad

El ictus es una de las causas más importantes de incapacidad permanente del adulto y la segunda de muerte (la primera en mujeres). Además, puede provocar secuelas que afectan de manera importante la calidad de vida. Por todo esto, es primordial evitar los factores de riesgo y buscar biomarcadores para la detección de personas predispuestas a sufrir ictus y de respuesta terapéutica. Además, es vital acudir de manera precoz a un centro hospitalario para instaurar el tratamiento cuanto antes y aprovechar la neuroplasticidad del cerebro que hace que, en esas primeras horas, sea más fácil recuperar las funciones cerebrales afectadas.

Más información