Síguenos en:

Webmail:

Actualidad

La bioinformática tiene en sus manos el futuro de la medicina. Y el éxito de esta nueva disciplina dependerá de que se adecue a las preguntas realmente relevantes desde el punto de vista médico. O eso es lo que piensa el director científico de NIM Genetics, Juan C. Cigudosa. Su empresa, con licencia de actividad sanitaria, trabaja en la innovación y en el servicio, en cuatro grandes unidades de producción. La más madura, un biochip que nació con el objetivo de agilizar la detección de enfermedades raras y que, en una de sus múltiples variantes, ya puede emplearse para diagnosticar genéticamente la leucemia.

Más información